Los suplementos de aceite de Krill son suplementos dietéticos que contienen aceite extraído de una especie de krill antártico que se encuentra principalmente en el Océano Austral y es conocido como Euphausia superba.

Este aceite de krill contiene ácidos grasos omega-3, lecitina marina y un carotenoide antioxidante, astaxantina. Los suplementos a base de aceite de Krill se utilizan generalmente como una manera natural de prevenir muchos problemas de salud.

El aceite de krill tiene muchos beneficios para la salud y muchas personas lo toman como alternativa al aceite de pescado omega-3.

El aceite de krill parece ser más potente e igual de eficiente como una dosis alta de aceite de pescado omega-3. El aceite de krill se toma frecuentemente por sus efectos reductores de la inflamación o como alternativa a medicamentos que reducen el colesterol y los triglicéridos.

También se utiliza comúnmente para ayudar a reducir el dolor relacionado con la artritis y ayudar con los ojos y la piel secos.

Recuerde que un suplemento nunca debe sustituir a una dieta saludable y bien equilibrada, rica en frutas y verduras.

¿Qué es el krill?

«Krill» es un término genérico utilizado para describir varias especies de plancton, como crustáceos marinos que viven en aguas profundas. Estos crustáceos que tienen el aspecto de un camarón en minitaura, que varían en tamaño desde uno a seis centímetros de longitud. Las 85 especies de krill son la biomasa animal más abundante del planeta. El auténtico aceite de krill proviene del Océano antártico.

Las ballenas, las mantas y los tiburones ballena comen principalmente krill. En noruego, la palabra «krill «significa» comida de ballena». La gente extrae el aceite del krill, lo coloca en cápsulas y lo usa como medicamento.

El aceite de Krill se usa fundamentalmente para enfermedades del corazón altos niveles colesterol, pero hay investigación científica limitada para apoyar estos usos.

Krill, principal componente del aceite de krill
Krill Antártico, principal componente del aceite de krill

Origen del aceite de krill

El aceite de Krill se extrae del krill antártico, que es un pequeño invertebrado similar en apariencia a los camarones. Este crustáceo vive en comunidades y enjambres de varios metros de largo, y se alimenta de fitoplancton.

Los peces y los mamíferos marinos consumen grandes cantidades de krill. El krill antártico se pesca principalmente en el Océano Austral y se extrae como si fuera petróleo directamente en el lugar.

¿Cómo funciona el aceite de krill?

El aceite de Krill contiene ácidos grasos similares al aceite de pescado. Se cree que estos son beneficiosos porque disminuyen la hinchazón, reducen el colesterol y hacen que las plaquetas de la sangre sean menos pegajosas.

Composición y beneficios del aceite de krill

El aceite de Krill, después de ser extraído del krill, se vende como un suplemento dietético en forma de cápsula. El alto nivel de ácidos grasos omega-3 en el aceite de krill lo hace un producto cada vez más popular.

Los ácidos grasos Omega-3 son ácidos grasos esenciales que el cuerpo humano necesita. Estos ácidos grasos son únicos y se sabe que alivian la inflamación y limitan el riesgo de cáncer, artritis y enfermedades cardiovasculares.

El antioxidante astaxantina presente en el aceite de krill es también un suplemento alimentario y un colorante natural de los alimentos debido a su color rojo. Los antioxidantes ayudan a las células a recuperarse del daño causado por los radicales libres.

Además, la astaxantina también puede actuar para aliviar los síntomas tales como enfermedades cardiovasculares, inflamatorias, inmunes, y neurodegenerativas.

En comparación con el placebo, los suplementos compuestos de aceite de krill han demostrado ser eficaces en la reducción de la intensidad de la inflamación de la artritis y el colesterol.

La investigación sobre el aceite de krill también sugiere que puede aliviar los síntomas del síndrome premenstrual y la dismenorrea.

¿Por qué hay que tomar aceite de krill?

El aceite de pescado se considera una fuente omega-3 (eicosapentaenoico EPA y docosahexaenoico DHA), pero el aceite de krill ha demostrado ser más eficiente en la biodisponibilidad y calidad de omega 3 cuando se asocia a sus fosfolipidos con los ácidos grasos EPA y DHA.

Puede ser 48 veces más potente que el aceite de pescado y es necesario ingerir una cantidad menor para obtener resultados. El cuerpo absorbe mejor el aceite de krill entre 10 y 15 veces mejor que el aceite de pescado. También contiene astaxantina, el antioxidante más potente de la naturaleza, que proporciona estabilidad y oxidación, además de tener un poder mayor que las vitaminas A, E, luteína y coenzima Q10, antioxidantes importantes para el organismo.

Principales beneficios del aceite de krill

El aceite de krill puede ofrecer diversos beneficios para la salud, como:

  • Mejora del metabolismo de las células grasas;
  • Mejora el metabolismo del azúcar;
  • Disminuye la fabricación de colesterol;
  • Ayuda a acelerar el metabolismo;
  • Aumenta la producción de energía celular;
  • Promueve la salud cardiovascular;
  • Previene el envejecimiento prematuro;
  • Tiene beneficios para el cerebro;
  • Promueve la salud de la visión;

Efectos secundarios del aceite de krill

Los suplementos de aceite de pescado también contienen altos niveles de ácidos grasos omega-3, pero pueden causar malestar estomacal. Los suplementos de aceite de Krill no son conocidos por desencadenar este tipo de efecto secundario. Sin embargo, los suplementos de aceite de krill consumidos en grandes cantidades pueden causar diarrea.

Las personas que son alérgicas al pescado o marisco, que sufren de trastorno de sangrado o que toman anticoagulantes no deben consumir suplementos de aceite de krill, sin el asesoramiento previo de un médico.

Cómo consumir aceite de krill

La dosis común de aceite de krill es de 500 mg a 2.000 mg al día.

Algunos fabricantes combinan el aceite de krill con astaxantina, lo que proporciona beneficios adicionales antiinflamatorios y antioxidantes.

El aceite de krill puede consumirse como suplemento alimenticio, prefiriendo los productos prensados en frío para que se conserven sus componentes. La dosis variará según el producto, por lo que se recomienda seguir la recomendación del fabricante.